Las nubes lenticulares son de tipo estacionario, es decir, una vez que se forman apenas se mueven de su posición de génesis, son estáticas. Son nubes que se forman en la troposfera, es decir, en la más baja de las capas de la atmósfera. Su aspecto, en forma de lente convergente y similar a un platillo volante no deja indiferente al observador. En la fotografía puede verse una formación de este tipo que adquirió un bonito color rosado durante el atardecer, sobre la Alcazaba y el Mulhacén (PN de Sierra Nevada, Granada).