El monumento natural de los Tajos de Alhama está situado junto a la localidad del mismo nombre, en la comarca del Poniente granadino. Se trata de un desfiladero de grandes proporciones, con tajos de arenisca calcárea de más de ochenta metros de altura,  que en otoño adquiere un gran cromatismo gracias a las alamedas que lo recorren. Sus paredes verticales albergan una rica flora rupícola y son refugio de algunas aves rapaces. Las vistas panorámicas desde el mirador que hay situado en lo alto de los Tajos son espectaculares ya que permiten una vista aérea de toda la hoz del río Alhama, que se forma desde la presa del río hasta el balneario de  localidad de Alhama de Granada.