Siempre me ha parecido un misterio observar como emergen las aguas subterráneas por ciertos lugares de las montañas. En este caso hago una parada en los manantiales que originan el río Guardal, situado a los pies de Sierra Seca, en el Altiplano de Granada. El principal reclamo de este lugar es la doble surgencia de agua que sale de dos bocas subterráneas (en la foto puede verse la más baja). Una situada por encima de la otra y que en ciertos momentos del año expulsan agua por la sobresaturación del acuífero, produciendo un fenómeno conocido popularmente como el “reventón”.