El bosque de álamos centenarios es un paraje situado en la Sierra de Baza, donde cada otoño estos estilizados árboles parecen querer tocar el cielo. Este lugar es como un santuario natural, por su aislamiento y el porte de sus álamos negros y temblones. Durante la visita se me echó pronto la noche dándome la ocasión de disfrutar del cambio de temperatura, del olor a tierra húmeda cubierta de hojas y de los cielos estrellados de este territorio.