Los paisajes subterráneos son fascinantes, como pude comprobar en la sima de los Terrones (GL-50), una cavidad situada a 2 kilómetros de Calahonda (Granada). Su desarrollo horizontal es de 452 metros y tiene una profundidad de -77 m. Es una cavidad rica en estalagmitas y estalactitas, así como en excéntricas provocadas por la acción de las corrientes de aire. La más popular es una llamada «El Cangrejo» que pude fotografiarla en una de las visitas con el grupo espeleológico Ilíberis en el año 1.998.