Es un paraje rocoso, situado cerca de la localidad de Montefrío. Su principal atractivo es que reúne una serie de espectaculares tajos de arenisca calcárea y cárcavas donde  la erosión ha ido labrando con el paso del tiempo formaciones naturales en la roca muy singulares. Destacan entre estas formaciones una muy peculiar llamada «la maceta» que recuerda a otras de la famosa ciudad encantada de Cuenca.