El río Monachil nace en el pico Veleta, en plena zona de la estación de esquí. Un poco más abajo, antes de pasar por la localidad de Monachil circula por un paraje de gran belleza llamado Los Cahorros de Monachil, que es un desfiladero calizo-dolomítico que a su paso por esta zona discurre entre grandes paredes verticales de más de cien metros que forman un  lugar espectacular. Se trata de una zona muy frecuentada por escaladores y que en primavera alcanza su máximo esplendor con el deshielo ya que pueden observarse varias cascadas de gran belleza y abundante caudal.