Entre las localidades de Soportujar y Cáñar, se sitúa el área recreativa de Puente palo. Este paraje nos ofrece uno de los bosques más exquisitos de la Alpujarra granadina, se trata de un lugar donde se mezclan los pinares de repoblación (Pinus sylvestris) con los robles melojos centenarios (Quercus pirenaica) y los encinares de altura (Quercus rotundifolia), constituyendo un bosque de gran frondosidad y elevado valor ecológico por su buen estado de conservación.