En el espacio natural de la Sierra de Baza, el hombre ha ido adaptándose y aprovechando los recursos naturales que esta zona le ofrecía en el pasado, con restos de antiguos poblados mineros. Actualmente todavía persisten pequeños núcleos y aldeas que permiten advertir como ha sido la relación del hombre con la naturaleza y como ha evolucionado con el paso del tiempo.

Desde su declaración como espacio protegido con la figura de Parque Natural en el año 1.989 se han ido realizando actuaciones para facilitar la visita, como señalizar rutas, acondicionar un centro de interpretación, instalado paneles informativos, restaurando algunas fuentes, refugios y áreas recreativas, así como el uso de este espacio para fomentar los deportes al aire libre. En la siguiente galería muestro escenas relacionadas con las actividades humanas en este espacio protegido.