El río Castril es el eje vertebrador del Parque Natural de la Sierra de Castril. Su nacimiento es un paraje singular, donde el agua mana de las grietas de un cortado rocoso. Debido a la estructura del suelo de esta sierra: rocas calizas y sedimentarias, cuando el agua se va acumulando en el subsuelo y llega al nivel de las fisuras de las rocas, sale por dichos orificios.

El agua, al acumularse en cuevas y acuíferos a gran profundidad, tiene la misma temperatura en verano y en invierno. Tras visitarlo en numerosas ocasiones, he observado como, tras la época de lluvias, se produce el llamado “Reventón” del río y el agua aumenta drásticamente su caudal, formando cascadas espectaculares. Pero el río Castril se va alimentando de otros arroyos de alta montaña como el de Túnez, la Magdalena o el Buitre. En su curso, el río muestra una altísima pureza en sus aguas hasta desembocar en el embalse del Portillo, junto a la localidad de Castril.

A continuación publico una serie de fotografías donde pueden verse escenas del río Castril en diferentes tramos y fechas.