Acequia del Toril

Cerca de la localidad de Villanueva de las Torres, en el paraje de los “Baños de Alicún” se ha formado un murallón calizo a lo largo del tiempo por la precipitación y la sedimentación de las sales del agua que circula con fuerza en estos parajes. Lo que en su día fue una simple acequia a nivel del suelo hoy tiene en sus distintos trayectos  alturas que superan los quince metros en una longitud aproximada de un kilómetro. Esta formación está valorada como insólita en el mundo.

Según reza en un expositor de la zona, esta acequia puede tener 5.000 años de antigüedad y va creciendo cada año unos milímetros. Gracias a la labor humana se ha ido manteniendo, de lo contrario se habría derramado el agua por varias zonas.

Junto a la acequia hay una surgencia de agua caliente de la que se nutre el balneario. El agua brota caliente por gradiente térmico (+1grado cada 33 metros de profundidad). El agua que llueve en las sierras de Baza y en el Mencal baja muy profunda y luego sube para salir por unas calizas con las que conecta a nivel subterráneo justo por una grieta en la pared rocosa llamada “La Raja”.