En los alrededores de la ciudad de Guadix hay formaciones de Badlands o tierras malas de curiosas formas debido al efecto erosivo del tiempo sobre el paisaje. Uno de los lugares más singulares es el conocido popularmente como el “Diente y la Muela“. Un conjunto de “Chimeneas de hadas” y cárcavas que, debido a su composición arcillosa, adquieren una tonalidad rojiza muy llamativa a ciertas horas del día.