Uno de los escenarios más fascinantes que he visitado del Geoparque de Granada es el “Barranco de los Coloraos“, situado entre las localidades de Villanueva de las Torres y Gorafe. Cuando lo visité por primera vez, aun no era capaz de percibir la relevancia de este paisaje erosionado y semidesértico que parecía ser una copia a pequeña escala del gran Cañón del Colorado de los EEUU. Las grandes cárcavas, de aspecto amurallado, se tornan de un color rojizo debido a la naturaleza arcillosa de los estratos al atardecer, dotando al paisaje de un encanto especial.