Son varias las especies de reptiles y anfibios que he podido observar en el espacio natural de la Sierra de Baza. Prácticamente todos los encuentros han sido en primavera y en verano. Los terrenos más áridos, los herbazales y roquedales son los más propicios para el avistamiento de reptiles como el lagarto ocelado y las lagartijas ibérica y colirroja.

Los encuentros con ofidios, popularmente conocidos como “culebras y serpientes” han sido siempre rápidos y fugaces, ya que cuando detectan la presencia humana suelen esconderse rápidamente; tan solo tengo documentada la presencia de la culebra lisa meridional en estas sierras, aunque estoy seguro de que hay más especies como la culebra de herradura, la culebra de collar o la culebra bastarda.

En cuanto a los anfibios he podido observar sapos comunes en zonas húmedas de alta montaña y en el curso de alguno de los arroyos que atraviesan el Parque natural. La presencia de rana común y otros anuros espero poder documentarla en próximas visitas. Es frecuente al atardecer escuchar el croar de las ranas en las charcas que se forman tras las lluvias primaverales en muchos rincones de la sierra.

A continuación muestro algunas de las escenas que he podido documentar en el PN Sierra de Baza de reptiles y anfibios.