Hace ya un tiempo que tuve la oportunidad de visitar este paraje situado en los prados altos de Sierra Seca, dentro de los límites del PN Sierra de Castril (Granada). Al principio me impresionó por varias razones: las dolinas que hay a su alrededor, por su inhóspita ubicación y por esas aguas de poca profundidad pero de una transparencia enorme tras el deshielo. Esta ubicada en un entorno agreste, donde sopla el viento con fuerza y tan solo resisten algunos pinos bandera y los piornos de alta montaña.