Uno de los lugares más espectaculares de la cuenca del río Dúrcal se sitúa cerca de esta localidad del Valle de Lecrín. Se trata de un desfiladero sobre el que fluye el río con un caudal que en primavera es muy abundante. No es difícil acceder, salvo que el caudal sea muy alto. En su curso hay unas cascadas de agua de gran envergadura que otorgan a este lugar una belleza paisajística  formidable.