Luna creciente

Nuestro satélite, la Luna, tiene varias fases de iluminación. Desde nuestra posición en el hemisferio Norte llamamos Luna creciente cuando se dibuja en forma de “C” al revés, y la luna es menguante o decreciente cuando se ve como una “C” normal. En la imagen puede verse la fina iluminación de la Luna creciente en su primer día del ciclo lunar.

Eclipse anular de Sol

El 3 de octubre de 2005 tuvo lugar un eclipse de Sol anular sobre Europa y África. En mi caso pude fotografiarlo desde el Parque Natural Sierra de Huetor (Granada). En un eclipse anular la Luna no oculta por completo al Sol, dejando un anillo luminoso alrededor de esta.

Tormenta en la Mora

Una tormenta es un fenómeno meteorológico asociado al desarrollo vertical de nubosidad acompañado de descargas eléctricas o rayos y, habitualmente, precipitación y rachas de viento intensas en superficie. Las descargas eléctricas pueden ser nube-nube, nube-tierra y nube-ionosfera. En la imagen pueden apreciarse algunas imágenes captadas desde el Puerto de la Mora en el Parque natural Sierra de Huetor. A la izquierda un rayo nube-tierra, a la derecha arriba nubes iluminadas por las descargas eléctricas en la distancia y abajo un rayo nube-nube.

Sima de los Terrones

Los paisajes subterráneos son fascinantes, como pude comprobar en la sima de los Terrones (GL-50), una cavidad situada a 2 kilómetros de Calahonda (Granada). Su desarrollo horizontal es de 452 metros y tiene una profundidad de -77 m. Es una cavidad rica en estalagmitas y estalactitas, así como en excéntricas provocadas por la acción de las corrientes de aire. La más popular es una llamada el cangrejo. En la fotografía una de la salas principales.

Tajo de los Vados

Hay parajes cercanos a la costa de Granada que merecen una visita como, por ejemplo, los llamados “Tajos de los Vados” en referencia  al desfiladero que forma el río Guadalfeo a la altura de la localidad de Vélez de Benaudalla. Aquí el río está regulado por el embalse de Rules situado a poca distancia de los Vados. Se trata de una zona de grandes paredes de roca vertical, de naturaleza calizo-dolomítica, que han sido formadas por la erosión del río a lo largo de los últimos millones de años. Otras zonas cercanas a la costa que merecen una visita son los pinares de la cala de Catarrijan y la Reserva Natural Concertada Charca de Suarez.

Río Chico

El río Chico nace en la vertiente Alpujarreña de Sierra Nevada, al pie de Cerrillo Redondo, del Tajo de los Machos y de las Alegas. Del río Chico se derivan importantes acequias de riego tradicionales como la acequia Almiar, la acequia Grande, la acequia de Soportújar o la acequia de Carataunas.

Río Bermejo

Cerca de las localidades de Pórtugos y Pitres en el interior de la comarca de las Alpujarras, discurre el río Bermejo. Que en el paraje denominado Tajo Cortés se precipita en varias cascadas de gran altura, otorgando a este paraje una belleza especial. Se trata de una zona de monte mediterráneo donde las frías aguas del deshielo de Sierra Nevada han horadado un barranco de profundas gargantas que finalmente se abre para desembocar en el Rió Trevélez.

El río Poqueira

El río Poqueira nace en la vertiente sur de Sierra Nevada, tras recibir las aguas del río Veleta, Mulhacén y Seco, se forma el río Poqueira que en su tramo más alto se denomina “Naute”. En su cabecera predomina el piornal, con escasos, pero muy bellos, pastos de alta montaña, conocidos popularmente como Borreguiles. Posteriormente y ya cerca de la localidad de Capileira, el río se cierra en un profundo barranco, dando lugar a bellos saltos de agua y un paisaje  que en otoño, con el cromatismo de la vegetación resulta inolvidable.

El río Lanjarón

El río Lanjarón nace en Sierra Nevada, del aporte de diversos nacimientos: laguna de Lanjarón, de Tajos Altos y del Caballo. Luego realiza un recorrido de unos 21 km en dirección nordeste-suroeste hasta su desembocadura en el río Dúrcal, cerca del embalse de Rules.

El río Monachil

El río Monachil nace en el pico Veleta, en plena zona de la estación de esquí. Un poco más abajo, antes de pasar por la localidad de Monachil circula por un paraje de gran belleza llamado Los Cahorros de Monachil, que es un desfiladero calizo-dolomítico que a su paso por esta zona discurre entre grandes paredes verticales de más de cien metros que forman un  lugar espectacular. Se trata de una zona muy frecuentada por escaladores y que en primavera alcanza su máximo esplendor con el deshielo ya que pueden observarse varias cascadas de gran belleza y abundante caudal.